Corre el año 2100 D.C. y el mundo es una sombra de lo que alguna vez fue la gran sociedad humana. Los restos de una guerra y los desastres naturales, la polución nuclear y la energía oscura han alterado durante décadas, la existencia misma en la tierra, creando monstruosidades y un clima indómito. Los humanos sobrevivieron gracias a las ciudadelas, fortalezas tecnológicas donde se han resguardado por años del entorno hostil de la tierra. Pero la materia prima sea acaba y es hora de salir a investigar el nuevo mundo para sobrevivir a los años venideros. Es momento de explorar Novaterra.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Prólogo

No sé qué clase de idea los haya traído hasta acá, ni que les hayan vendido en Amazonia, pero les diré algo, lo que sea que les hayan dicho, es una gran sarta de mentiras. Esto no se trata de un viaje por el campo ni un tour guiado, es el maldito y salvaje mundo exterior y les aseguro una cosa, pocos de ustedes volverán con vida y aquellos que lo hagan, habrán dejado una parte de su humanidad aquí afuera, y no me refiero a partes de su cuerpo, aunque eso también es una posibilidad; me refiero a su lado racional, a su lado emocional; volverán como animales que han tenido que hacer cualquier cosa para sobrevivir y cuando les digo cualquier cosa, su imaginación no es suficiente para llegar a compararse a las cosas que he visto.


Yo sé que muchos de ustedes tienen registros penales, están en la quiebra, quieren escapar de sus aburridas vidas o están búsqueda de dinero, fama y gloria, embelesados por las historias de algunos idiotas que han vuelto como héroes, ganadores de premios y reconocimiento. Déjenme decirles algo, aquí afuera nada de sus vidas anteriores importa, aquí solo los hechos hablan, pero si salieron porque pensaron que esto sería más fácil que seguir con sus vidas anteriores, están muy equivocados. Esos tarados que les han llenado la cabeza de historias y cuentos de maravillas y posibilidades, tienen una sonrisa grande, conciencia comprable y los bolsillos llenos de dinero por decir lo que todos lo que ustedes quieren oír. Porque si llegasen a decir la verdad, Amazonia se cerrarían de nuevo tan rápido como un culo asustado.
Sí, yo sé que muchos estarán pensando que estoy aquí para asustarlos, para quitarles la oportunidad de conseguir las grandes riquezas que les esperan allá afuera, tal vez algunos de ustedes creen que son tipos fuertes, con entrenamiento militar, con grandes estudios o mucho valor, pero nada de lo que hayan aprendido los preparara para las cosas que verán allá afuera y no les digo esto para asustarlos, después de todo ya están en camino. Solo es una aclaratoria, para que al menos, antes de morir hayan tenido la certeza de que “uno de esos bastardos, al menos dijo la verdad”.
Y es que muchas veces la muerte será algo que van a añorar. Tal vez hayan escuchado que aquí afuera existen sobrevivientes, seres humanos que se las arreglaron para sobrevivir a este maldito entorno y los Parásitos. Déjenme decirles algo, porque sé que aquí hay científicos y antropólogos con ánimos de conocer y estudiar a esas civilizaciones de sobrevivientes; esos malditos tienen de humano lo que tiene un androide. Desde esclavistas y traficantes de drogas, hasta sicarios y contrabandistas, esos tipos dejan en pañales a las peores escorias de la Ciudadela y eso en el caso de toparse con los más civilizados. Aquellos que tienen tendencias más tribales, son caníbales que mutilan a sus víctimas mientras aun están vivas para que la carne no se pudra tan rápido. Claro, no todos son así, pero las excepciones son tan escazas que las podría contar con una mano y me quedarían dedos.
Pero muchos no vienen por los sobrevivientes, hay muchos otros que vienen por cosas más preciadas y raras, desde los monstruos parásitos y sus costosos órganos en el mercado negro, hasta los materiales raros y las mutaciones por la Energía Oscura, esos estudios que los catapultaran a la fama y gloria. Déjenme decirles algo, ustedes creen estar preparados, pero no es así, nadie lo está, algunas veces el tipo más rudo del batallón se caga en los pantalones cuando ve una de esas cosas, mientras que un simple científico mantiene los cojones y se esfuerza por sobrevivir. Y es que muchas veces, la muerte será la manera rápida de salir de los problemas, pues muchas de esas cosas los infectaran con cosas, virus y mierdas por el estilo que les robara su cuerpo y sus mentes, volviéndose títeres a la voluntad de entidades que ni ustedes, ni ninguno de nosotros será jamás capaz de entender y que les harán arrastrarse en 4 patas y matar al amor de su vida esas cosas así lo quieren.
Aquellos que sobrevivan a esa tormenta de mierda, cuando vuelvan a Amazonia, si es que llegan a volver, no podrán hacerlo, su mente ha visto cosas que jamás olvidara, cosas que los dejara marcados de por vida y, de hecho, serán una amenaza para el mundo civilizado y probablemente los encierren en las cárceles de aislamiento. Solo les quedara este mundo, este salvaje mundo donde eres una de dos cosas: el cazador o el cazado.
Ahora, después de esta pequeña charla, no pienso presentarme porque sería un malgasto decir mi nombre a un montón de muertos, de hecho, así me cuido la espalda de los que terminen infectados por los Parásitos y quieran venir a darme caza. Después que sobrevivan a su primera exploración, me tomare la molestia de darles mi nombre y tal vez aprenderme el suyo.
En la Atalaya, traten de no verse tan asustados, asegúrense de elegir bien su equipamiento y, en las expediciones, traten cagarla ustedes solos, no se lleven a todos los miembros de su grupo en el proceso.

Sin más que decirles aspirantes a expedicionarios, bienvenidos a Novaterra…